Normalmente, la tendinitis viene provocada por el exceso actividad y por malas posiciones corporales que provocan un desequilibrio articular, muscular y compresión en los tendones: personas que levantan los brazos por encima de la cabeza en repetidas ocasiones (pintor), deportistas con movimientos repetitivos (nadadores, tenistas…).

Los síntomas que sufre una persona con tendinitis en los hombros suelen ser:

  • Dolor leve-moderado. Suele aumentar con el movimiento y cede con el reposo. A veces se puede irradiar hacia la cara anterior del brazo.
  • Dolor agudo debido al movimiento. Este tipo de dolor es puntual y provoca claudicación, es decir, imposibilidad para continuar con la acción.
  • Impotencia funcional. A medida que avanza la tendinitis, se produce una limitación en la movilidad de la articulación y cada vez el hombro pierde capacidad para realizar movimientos necesarios para la vida diaria. Sobretodo afecta a movimientos de rotación (rascarse la espalda, por ejemplo) y elevación (peinarse).
  • Debilidad muscular. La impotencia funcional hace que el hombro se mueva cada vez menos por culpa del dolor y esto provoca que haya una disminución de la masa muscular.

Antes de empezar con la rehabilitación es indispensable pasar por una exploración médica para confirmar el diagnóstico. A veces, otras patologías pueden dar una sintomatología parecida (bursitis, compresiones nerviosas) y complicar el proceso de rehabilitación. Es posible que el médico necesite alguna prueba diagnóstica como una ecografía o una resonancia (RMN) para confirmar el diagnóstico

CC. Ecocentro Local 37-38, Piedecuesta, Santander

Solicite su valoración!

Solicite su valoración!

+57 3004642233

Email

Email

info@fisiosander.com

Cita Online

Cita Online

Agende su cita!